1/9/17

ANNABEL LEE*


ANNABEL LEE *

Poema publicado por Esther Ferrer Molinero en este blog el 6/12/ 15

ESTHER FERRER MOLINERO

ANNA LEE
[Los horrores de la guerra
No a la muerte, no a la guerra]

AÑORO

Mi vida es un reflejo de ansiedades,
no puedo comprender
al par que me acuchilla.
Intento transitar,
sin vomitar en cuencos de dolor.
Recojo los pedazos del después.
Los huesos esqueletos,
son fósiles de un día.
No quiero los abrazos del rechazo.
Una frialdad que oscila.
No puedo escuchar oleajes sombríos
ni murmullos que arrullan tempestades.
Añoro las fresas y las letras
vestigios del duelo infinito.
Te añoro a tí, poema y llanto,
te añoro tanto...

CORO
OTOÑO

Y tú resbalas por mis cosas
teniendo dónde asirte.
Lánguido, sin artificio,
con tus rugosidades.
Y tú resbalas por mis cosas
porque los labios huelen
a nectarina roja y azahar
en las conservas.
Y me endulzas con melaza
y existo en mis cuadernos
en proceso larvario.
Cuadernos apilados
de hojas macilentas.
Poemas voladores
que oxigenan las venas.
Letras vivas que respiran.
Existo porque soy tan fuerte...
Y tú resbalas por mis cosas
y me impregnas de libertad
y me coloco en las fronteras
gritando por sujetos
y me contemplas extrañado.
Y tú resbalas por mis cosas
inmóvil, atemperada
por el viento recogido.
Erguida como estela.
Susurro tu nombre
antes de invernar:
Otoño, has llegado
bajo mi pecho adherido
al costado del dolor.
Y traspasas mis murallas
con tu calma medida
y derrites los escudos,
y perforas el impar.
Y tú resbalas por mis cosas,
Otoño
y tú resbalas por mis cosas.

ANNA LEE

En el proceso de ignorarnos
la elipsis era innecesaria.
Tenía la costumbre de escuchar
su voz profunda
sumergida en licor amargo.
Fumaba con sosiego y deleite
como los tiesos galanes
del cine negro americano.
Portaba una presencia angulosa
y opacos lentes, sucios.
La imagen era borrosa,
desteñida por el dorso
y en tres dimensiones.
Contemplaba el reflejo,
entre bambalinas,
cuando descubrí
aquel talento de las tablas.
Como un eco lejano y recurrente
me envolvió
y salí a su encuentro.
Al rato, estaba imbuída por la magia.
Entonces, comprendí
que vivía dentro de la obra
y no era más
que una espontanea.

ANNA LEE 0
REFUGIO

Mañana tendré
la forma de encontrarte
la estoy calculando
con cuentas de café.
Todas las tazas
tienen el dibujo sombrío
de un pozo de pupilas
esbozando granos.
Los toco suavemente
y pienso en los altramuces
de la guerra.
Disparos de fondo
en tímpanos perforados
acribillan los sonidos.
No tenemos qué comer,
por eso, me guío
con la brújula imprecisa.
Nuestras piernas entumecidas
caminan sin zapatos,
vagan haciendo círculos.
Cuando lleguemos
al campo
empezará la mentira de ignorarnos.
Mañana tomaremos el tren
destino libertad,
parada en los brazos
de la madre de acogida.
Tengo la sonrisa descolgada
mañana, comeré un plato caliente.
Quiero que el mañana no se enfríe.

CORO
Me levanté una mañana de otoño
con el viento del norte
golpeando el cristal.
Arañaban mi ventana
algunas ramas.
El movimiento se desperezaba
despojando una parte de mí
quitando la seda de los días.
Lentamente, una gota diluida
resbalaba por la frente.
Comprendí que ya no me importaba.
Nunca sabrán
el daño que enquistaron
las bestias que se mofan en las sombras.
Ahora soplan vientos pausados
que arrastran los arrullos
y los cursos de la vida.
Ahora llega el tiempo de estar mejor.

ANNA LEE I

Mañana seguirá siendo hoy.
Otra vez quiero quererte.
Quiero quererte, sin perder,
sin lloros largos ni ausencia.
En mi crisis, la ansiedad no respira,
se pinta morada la boca de mascarilla.
Quiero quererte y pierdo los sentidos.
No tengo razones para soñar.
No te quiero, ya no me importas
sólo un segundo, perdido.
No puedo evitarlo,
huí.
Creí verte un día, en medio del jardín.
Después, todas las flores se marchitaron.
Se distanciaron las manecillas de Kronos
poco a poco,
sin mirarse los días.

No te encuentro, eso es todo.

ANNA LEE II

Todos los aires de incomprensión
soplaban a su favor.
Todos las guerras
atronaban en sus oídos
con trombones y violines estrangulados.
Todas las voces semejaban chillidos.
Desde la Primavera
la artillería surcaba cielos de metralla
y conseguía una plaza rota.
Todas las mariposas eran libélulas
y todos los tanques tocaban a muerto.
Uno, tres, veinticinco...
Todas las mujeres sujetaban fusiles
para matar a sus violadores.
Todas las mujeres soñaban
ajusticiar heridas y quemaduras.
Todas las mujeres eran héroes.
Y todas las canciones sonaban
una y otra vez,
en las viejas gramolas desgastadas.
Todas las guerrillas dormían en paz.
Las resistentes
emergíamos de escombros
mientras caían las calles,
en los escenarios de la ruina.
Y todas las guerrillas despertaron.

Era el tiempo de la siega
y la parca llegaba a su fín.

ANNA LEE III

Anna resucitó de un profundo sueño,
habían pasado cientos de años
y seguía siendo hermosa.
Una muerte incierta la rodeaba.
Todos honraron su cadáver,
nunca murió prematuramente
entre tintas adversas.
Poe la devolvió a la vida
en su fantasía
antes de morir
y ella, se rebeló insurgente
en una tierra junto al mar.

CORO

Insoportable maldad enquistada.
Odio carroñero transido de rabia.
Alguien pretende a la muerte fría.
Son arrastrados y apilados
en tumbas mortuorias.
Enterramientos del dolor.
Deceso físico, fallecimiento.
Cadáver desmembrado.
Huesos y dolinas,
velos del terror.

No descansan en paz.

ANNA LEE IV

No podía negarlo, lo quería.
A pesar de que no me importaba nada,
a pesar del desgarro y la herida.
A pesar de la crueldad.
Lo apreciaba como ficción creada.
Algo literario.
Nada.

ANNA LEE V

Y esa muerte inoportuna
era ficción literaria.
Nunca pretendió trascender
en sus cuadernos yertos.
Ningún desgarro de él
merecía la suerte de ella.
Anna desconoció
sus almas dolientes.
Sufrió sin saber.
Desconsolada cría,
insomne y desgraciada,
quiere dormir para siempre.

ANNA LEE VI

Nada en mi arrebato muta,
todo permanece en la ruina.
Mi vida es tristeza,
y desconsuelo.
Me muero
todos los días un poco.
Soy una niña infeliz.
Quiero irme.
Ojalá mañana sea tarde.

ANNA LEE VII

No podía soportar
a los fingidos actores.
No quería.
Que el cielo conjurase
era obra de necios risueños.
Cataclismo, meteoritos
y alunizajes sorpresivos
en campos de minas.
Tú odias
y yo no puedo olvidar
tanto dolor.

ANNA LEE VIII

Te sueño
ni lo sabes ni lo sé.
Eres pesadilla recurrente.
Estoy eternamente sola.
Me perdí.
Vago cadáver
en el poema de Edgar.
Soy Anna, Anna Lee.

OTOÑO II
ANNA LEE IX

El desconsuelo entristece el paisaje.
La danza de artificio
se  agota irrespirable.
Antes de morir,
los disparos silban sin retroceso.
Todo se tiñe de malva inanimado.
Las camisas blancas
se empapan
en sangre cálida y espesa.
La memoria se nubla
y se agolpa en la retina.
Las cortinas se corren y descorren
como veladuras sucesivas.
Es el tiempo de morir.
Antes de huír,
los enamorados beben licor
y se regalan palabras empastadas.
Sus bocas tejen las caricias.
Después de la tormenta,
el caos se destapa
en sinfonía inacabada.
Se escucha el desconcierto
de órganos vitales.
Las violetas amarillean
y los claveles trenzados
se retuercen en picado
como dagas heridas.
El otoño de la incomprensión
trae a sus bocas fresas salvajes.
Es el tiempo de la lluvia.

Quiero que vuelva el verano.

VOZ TRAGEDIA
ODIO AL POETA

Y te odiaba
como agonía.
Iracunda perseverancia,
insana dedicación.
Artificiosa,
insaciable con ganas.
Y te maldije
cuando el pretérito
alumbró desconcierto.

Y te odié...
Ya no te odio.

OTOÑO III

Soy la fragilidad sonora
que estalla en la garganta
antes del grito.
Soy espeluznante y grotesca.
La víscera que se conmueve
y contrae.
He venido a robarte el alma
a tratarte como a un niño.
A suplicar campanillas
en las bocas.
Quiero retorcer el duelo
de la noche,
complicar la madrugada
inapetente,
hartarme de babas
y soñar con llamas.
Me llevo tu cara de vivo,
tus aires de mendigo
y mi necesidad.

ANNA LEE X

Mi vida es un tránsito
hacia el desconsuelo.
¡Déjenme morir!
Deposítenme
en el contenedor,
mi caja fúnebre.
Gracias.

CRÓNICA

Esto era lo que deseaban
aquellos que me odiaban.
Pegarme un tiro en la nuca
sin haber causado agravio.
Nunca dañé a nadie,
pero me mataron al alba.
No me querían
ni en sus cabezas
ni en sus entrañas.
Si supieseis el dolor
el duelo innecesario
que me causa
esta persecución
sin lógica ni arbitrio.
Esta cuchilla de sangre
que derrama.
No puedo callarlo.
No quiero llorar.
Mis lágrimas
son cuencas secas
sin ojos
y no hay día
que no busque su reflejo.
Lagunas y cerrojos
que debo recordar.
Ausencias, enojos
y un reino junto al mar.
Aquí yace la hermosa,
la prematura muerta,
en un reino junto al mar
República poética.
...
Crónicas de una muerte
imaginaria.


ANNA LEE XI

Y estoy desauciada y enferma
por esos sangrados
que se aferran a las bocas.
Terminal en llantos y agonías.
Aguardo a que sequen
algodones y vendas tibias.
El campo de batalla
arroja saldo negativo
en los infiernos de la guerra.
Ya no veo tus ojos
en cuencas lagunas
ni escalpelos
en bandejas de plata
de insanos cobertores.
Compañero,
necesito extirpar tejido muerto
en las entrañas.
El hedor se hace dulzón
y no dejo de sangrar.
Se agolpan las letras
en códigos de barras.
Me desvanezco al respirar
y observo mi costado.
Me han trasplantado el dolor
y eliminado el impar.
Ahora ya no siento.

*Ficción literaria que no se refiere a una persona, es una ambientación o recreación sobre Annabel Lee una niña supuestamente asesinada en la guerra. Una muerte prematura e innecesaria. No es un efecto colateral, es un daño integral.



Esther Ferrer Molinero

30/8/17

AGUA


Arreciaba intensamente.
No dejaba de llover.

Su paciencia
se empapaba
en fuídas convicciones.
Flores brotando a borbotones,
pensamientos engendrados en las aguas.

Transparencias claras y distancias cortas.

Placer de adormideras.
Presencias gratas
que resbalan miradas.
Ojos que se estiran
buscando con ansia...
gestos que no hablan.

Si nunca vienes
se desinflan aturdidos
los desdenes.

Como gota de rocío displicente
titubea
la razón.
Se abre paso,
directa,
irreverente,
mística y erguida
hacia la herida.

Esther.

18/8/17

LOVE


Quererse a uno mismo,
amarse con ganas.
No soportar sinrazones
que dañan.
Saturarse de llantos
atajando desgarros.
Desbordamientos y ríos.
Delirios ingratos.
¡Indignos!
No mirar
a quienes quieren aniquilar.

No claudicar en sus espacios
ser libre y no aguantar agravios.

Esther

29/7/17

LÚA


A súa conversa facíase transitable.
Condensada no espazo,
fluía,
cara ó profundo do abismo.
Sofistas empañados.

Asomaba, a tola Lúa,
nun lenzo de auga morna.
Encaixe de totales
sen resposta.

Esther





12/4/17

ROU- GE


El tiempo,
lánguido,
dilata espacios.

Ojos inmersos
en luminarias salvajes.

Lascas de ceniza
entre las manos.

Espacio adormecido...

Labios inertes.

Entre las cortinas
se cuelan excitados...
los restos del verano,
las respiraciones esquivas
los juegos de artificio
y los dobles candados.


Esther


20/3/17

TODO Y NADA


Un extranjero
puede morir en la distancia.
Es el desespero de esperar.

Llorar un incendio de muerte
y sólo ver las llamas
ni la ausencia
ni el silencio
ni el desgarro ni la cicatriz.
Nada.

Esther

4/3/17

MALTRATO SUTIL



Acosan y maltratan
al inocente
en beneficio de la causa.
Lo persiguen
y atacan sin descanso.
Le hacen la envolvente,
lo martirizan,
con sutileza,
lo capan.
Ningún desgarro
ni el desamor
merece la muerte
de un inmigrante.
Ni un desgarro
de un sólo inocente,
ningún desgarro,
merece la muerte.

Esther

28/2/17

AUSENCIAS



Si existiese la justicia
miraría de frente.
Si existiese la equidad
se colocaría a mi lado,
no en mi lugar.
Si existiese el amor
¡Ay si existiese el amor!

Esther

27/2/17

¿QUÉ SERÁ?



Nunca seré el octavo plato
del desespero.
Ni la borrachera genética
ni las sobras
ni las raspas
de la opulencia del grito.

Esther

26/2/17

PULSIÓNS



Os abrazos que non dimos
moran cravados e fenden.
Facer cumbres nas olladas
do quizás
vira un nó entrelazado
que transita no despois.
Na espiral arborescente
teño sede
e camiño polo entramado incerto
nun deserto embrionario
de enrrugas.
Tinguín horizontes claros
nos ceos esvaídos.
Tensei ás cordas do cardio
ata as pulsións infinitas.

Esther

NÉMESIS



La tristeza
tiene escombros en la mirada.
El vértigo asoma
por el precipicio.
No soporto la recurrencia
de las cosas.
El deje,
los intentos fallidos,
las decepciones.
El adiós de los alados
deja un poso innecesario
y el café se torna helado.

No soporto la tristeza
de las cosas,
su olvido.

Esther


23/2/17

LIBERTADES



¿Qué clase de opresión
genera rechazo
y despierta horror?
La segregación
y el bloqueo en cercos de dolor.

Respeto la diversidad y el dis-gusto.

Nunca  entenderé
la restricción de libertad,
la guerra entre iguales
extendiendo males
la pandemia de los ruines
y la indignidad.

Sufrí el exilio,
nunca el confinamiento en güettos,
sectas o suicidios.

Respeto la diversidad
y odio el dis-gusto.


Esther


20/2/17

SEDIENTOS DE VINO


Las gotas suspendidas
empañaban el cristal.
Difuminé el deseo
con labios permanentes
y almizcle.
A través de la ventana,
un mar de confusión
inundaba la llama
y el dulzor permanente
tiñéndolo todo de sed
y desierto.

Esther

17/2/17

INSURGENCIA


Ante el rechazo
la tristeza no es vía.
Trabajar
la autocomplacencia,
indica debilidad.

Ante el rechazo,
la razón y la mente,
el corazón detrás.

Esther

11/2/17

BUENA


*Una pregunta inapropiada,
que no ofensiva,
¿sirve para crucificar
al confundido?
Quisiera descender de la cruz.




Esther

4/2/17

TRISTE EN EL ABISMO IGNORADO


Triste el tiempo que desgarra
un abrazo dormido
cansado de anhelar.
Triste la vida en su regazo,
triste el viento enmudecido
en su agónica prisión.


Esther Ferrer


19/12/16

¿QUÉ MÁS PUEDO QUERER?



Me quedé dormida
en las vivencias musicadas.
Todos los pájaros trinaban al unísono.
Es el cansancio amargo, no se puede contener.
Estoy muerta, vencida, derrotada.
No sé a qué guerra me enviaron,
no voy a luchar, soy pacifista.
Si me pinchas me desangro.
Soy blandita por dentro ¿Lo ignorabas?
¿Quieres robar mi alma
y guardarla en un desastre?
¿Coger mis entrañas y esmagar el corazón?
Son mis sentimientos,
¿quieres romper también las ilusiones?
Despedazar el sentido.
Estoy loca, perdida en el abismo.
Sólo quiero tu aliento
aunque esté congelado.
Quiero que me escuches
y que todo el hielo se transforme
en llanto.
Quiero que seas la mejor persona
que puedas contener.
Que no me hieras, que me abraces.
¿Qué más puedo querer?



Esther

17/12/16

SOÑAR (Parte II)


Desconocer el desierto de K
en la playa del diluvio.
Gotear el exceso prolongado
del deseo.
Inundarse.
Ser melosa.
Querer a_Marte
y florecer en Venus.
Bañarse entre Oporto y Lis(a)
en sueños.
Meditar con Opheo.
Ignorar la salida.
Estar dormida.
No identificar a la invisible.
Querer ser
el fantasma del dolor
en 9 vidas.
Nunca intentarlo.
Soñar
en el infierno de la duda,
la irrealidad.
Ser blackberry en el río de la luna.
Ser Luna sin río y sin mar.
Pretender ser el basurero virtual
más original.
Ser pulcra.
Hallar glóbulos de silencio,
que se agolpan en latidos.
Confundir la perversión
con el sesgo.
Querer sellar la herida.
Sangrar en acuarios
por el que no mira.
No mirarlo fijamente
entretelas de sudarios.
Mirar sin mirar.
Regresar siempre al impar.
Tener un día violeta
y otro rojo.
Pensar en él
no en el despojo.
Esperar el bautismo,
comulgar con las mareas
ser el resto del abismo.

Soñar.

ESTHER

16/12/16

SOÑAR


Miles de ojos ciegos
observando
la locura.

Y sentir
la angustia de la pena.

Sensaciones,
ráfagas
de un poema desmedido.
La herida abierta
que nos separa,
el río frágil que la cierra.
Llorar por las personas
que no aman.
Sentir que volverán mañana.
Atender al grito
del después
y confiar en él.

Aplacar el latido adormecido.
Sufrir de espejismo.
Proyectar un nítido reflejo
y vivirlo.
Mitigar el recuerdo
que devora las entrañas.

Soñar con el desgarro,
enfermar y caer.
Caer.
Una y otra vez.

Nadar en el estanque
conversar con la tierra.
Querer resucitar.

Esther







15/12/16

IDOMENI



Los ojos ennegrecidos
en la profundidad de los sueños.
Gritan las bocas mudas
sonidos imperceptibles...
Idomeni.
Miles de pespuntes
enlaces de pestañas entramadas
se nublan,
buscan el futuro.
Incierto fundido en negro,
cansancio extirpado.

Sesgos interrumpidos.
Exiliados de algún Estado
se enfrentan al destino aciago.
El anciano no olvida el odio
que araña su alma.
Todo el rencor
brota en lágrimas.
Ojos hambrientos
de leche y pan.
Cuarteadas mejillas
se hunden, sinuosas,
por los surcos de la tierra.
El abrigo de la miseria,
es surtidor inagotable.
Tristeza y labios rotos
se pierden en Idomeni
como las vidas, a la deriva.

Cuerpos extraños,
fieras dañinas los destrozan
urgando por dentro.
Gases en los muros,
barricadas del dolor.
Parálisis en las entrañas.
Vaciado asesino.

El anciano no los recuerda.
Le resultan repulsivos,
quiere regresar a casa,
llorar con los suyos.
Ha sufrido la injusticia
y no puede aplacar
el daño de la pérdida.
Represoras fuerzas los expulsan,
aquellas que no los acogerán.

Vaciado asesino.
Idomeni...

Se abre la tiniebla
en un día más.
Llega la ayuda necesaria.
Tu caricia
lo salva del abismo...
y una mano, voluntaria.

Idomeni...



ESTHER FERRER MOLINERO

13/12/16

NÁCAR


O meniño quer' durmir
ó rorró, ó rorró
querubín.
O meniño vai ca(i)r
no abismo do soniño.
Ó rorro, ó rorro
paseniño.
Estrela núa
lúa de prata.
Papel, pluma
e nácar.

Esther



12/12/16

COUSAS IMAXINARIAS



Apaixoneime nunha xeada
de vento lento.
Nun café incendiario
co meu lamento.
Enfermei
coa torpeza do meu canto.
Mais o ía comprender
tarde 
na certeza de querer
as simples cousas.

Esther.

19/11/16

SONRISA


Si el universo enmudece
y el destino se parte en dos,
me colgaré del abismo de tu risa.
Si desnudas tu alma leve
con una caricia,
que tu interior sea incendiario
y el pensamiento alegre
como la brisa.
Si abrazas el cuero
engastado al cuerpo,
calmas la herida triste
del vago recuerdo.
Si me olvidas...
no pienso en ti,
desaparezco.

Esther

*A Todos

13/11/16

EN CONTRA DO MALTRATO ÁS MULLERES


Morrer ós poucos,
esvaer ilusións
nos charcos da vida.
Tentar a memoria
da tibia existencia
nun ollar profundo,
calmo e animoso.
Viaxar lixeira,
sinceira, teimada.
Aghuantar a punzada.
Soltar ó destino.
Ser verdade e a ninghuén mancar.
Finar pola loita
nos campos de Marte.
Zarpar ó horizonte
coas ganas enchidas
as maos vacías
e nunca escorar.

Claváronme a daga.
Truncáronme a sorte.
Quitáronme o soño
roubáronme o sal.




Esther.

1/11/16

TANATOS (DÍA DE DEFUNTOS)


Shangri_la de tibias
entre as pétalas.
Sorte inquieta
perturbada.
Tronzar á dor
no fuste alzado.
Shangri_la de tibias
entre as flores rotas.



*Odio á morte
e ó que representa.



Esther

25/10/16

VÉRTIGO


Vértigo interminable.
Miles de cristales
se descomponen en el abismo.
En caracoles petroglifos
ascienden escaleras de Escher.
Al infinito.
Dentro del óculo
en las horas interminables,
con la espada de doble filo,
la perversión de la tabla cuadrada
y el sentir de la nada.
Caigo.
Al infinito.

Esther.

15/8/16

TABAS (HUESOS)


Tú no te imaginas
el daño que tu desasosiego
causa.
La cabeza es un estómago voraz
que engulle pensamientos rotos.
El impar
se descuelga por las venas
aflojado.
Abres las heridas, una y otra vez,
con estilete.
Me sorprende la inconsciencia
y el descaro de tu brisa.
Tu regocijo.

Muero
en efecto boomerang
perdida en la galaxia
a la deriva.
Extraviada
porque arrancas el oxígeno
de cuajo.
Perdida porque los monos dicen
y miran y escuchan
y mienten.
Perdida
y soy abstemia.
Muero
de inanición.
Extraviada en objetos perdidos.
Cuando muera
haz un collar de tabas
con el rosario de mis huesos.

Esther

9/8/16

DULZOR


¡Qué dulce el amor
cuando sorprende!
¡Y qué repentina tristeza daña
si es negado!
Inexplicable dolor
recorre las entrañas.
Amargo como la duda,
incierto como el desdén.
Un regusto a necesidad,
Un aroma insatisfecho,
ese dulzor que se añora.
Esperar todo y nada.
El rubor al despertar
y encontrar audible soledad.
Esperar nada y todo.
Saber que todo es sueño
y anhelar...
¡Qué dulce el amor
cuando sorprende!

Esther

8/8/16

MUSA


Estás en todas partes.
No se por qué te quiero
y es sin razón.
Te instalaste
en un desahuciado impar
y estás en todas las estancias.
No sé por qué te quiero.
Te quiero
y es una pulsión.
Como una okupa
llenándolo todo.
Estás en todas las estancias
y no sé por qué te quiero.

A la musa.
Esther

2/8/16

DE TI


Todo esto trataba de ti.
Lo comprendí tarde
cuando me destrozaste el alma.
Te metiste en el sueño
para mutilar un despertar
y convertir en grotesco lo hermoso.
Todo se trataba de ti,
pero tú nunca escuchaste a nadie.
A nadie más que a ti.
Todo trataba de ti
y no existía libertad.
Todo trataba de ti
y no existía nadie más.



Es delirante
ya no sé por qué te escribo.
¿Todo se trataba de ti?
No puedo sin ti.
A la musa




Esther.